jueves, 25 de julio de 2013

Alfredo Eduardo Ellero, incansable misionero de la Virgen

El Señor Alfredo Eduardo Ellero, es un incansable misionero de la Virgen en la Correntina advocación a la Pura y Limpia Concepción de nuestra Sra. de Itatí. Elegido entre los más pequeños, para que los humildes reconozcan el amor a Dios y la ternura de la Madre de Corrientes. Su prolongadas peregrinaciones a caballos, portando su sagrada imagen, se han convertido en originales gestas misioneras y desde su comienzo ha tenido la bendición y el aliento de diversos pastores.    

Este señor tiene consigo un álbum de fotos, que certifican y constan sus peregrinaciones, como así también testimonio escrito del Arzobispado de Corrientes.
























Eduardo Alfredo Ellero, tiene 69 años nació en Curuzú Cuatia  y se crió en ese lugar. Hace 35 años vive en Corrientes capital y peregrina hace 20 años a caballo.

Salió de puerto Iguazú, para llegar a Itatí, luego  a Corrientes, seguir a Mercedes y llegar a Curuzú Cuatia dentro de un mes aproximadamente, a caballo, recorriendo 1500 kilómetros.

Comenta Eduardo Alfredo Ellero: “Mi apoyo logístico es un amigo de muchísimos años de Curuzú Cuatia de nombre Rolando Rodríguez, él es el que me cuida, me cocina. Antes era mi señora, ahora no puede acompañarme por su edad y enfermedad, entonces Rolando siempre está conmigo, al cuidado de mi caballo, de la carpa, comemos y dormimos al lado del caballo en el suelo”.

“Nunca hemos dormido en hotel o cama, siempre en el suelo, como debe ser en estos casos, que uno lo hace por fe. No aceptó dinero, no soy curandero, tampoco soy político. Si un amigo de todos los políticos. Acepto avío, efectivo jamás. Pido que le pongan a la imagen cinta o rosario, pero no dinero. También por ahí y me dan nafta, y es para el vehículo de apoyo”.

Nuevamente Ellero hace hincapié. “En esto 35000 kilómetros que llevo a caballo, jamás acepte dinero. Estos recorridos son certificados por Gendarmería, el Arzobispado de Corrientes y también por la basílica de Itatí, porque la imagen no es mía, sino de la basílica, entonces donde voy, ellos tienen conocimiento”.

¿Cómo nace esto de peregrinar?
“La historia es larga, comenzó con los Sheridan, ellos me pidieron para entrar con mi caballo a mi casa el día de su casamiento, eso fue en el año 1989, yo vivo en Rivadavia y Rioja de Corrientes, íbamos hacer el casamiento el 9 de octubre, el 8 de septiembre marcamos el piso del patio de casa con tiza donde iban a ir las mesas, almorzamos juntos, practicaron y a las 3:05 de la tarde subieron al colectivo para ir a morir en Bella Vista”.

“Entonces yo en ese caballo que iba entrar Michel con su novia, vengo de Curuzú, mi pueblo a Itatí y de Itatí  me fui Corrientes a mi casa donde está el altar que todavía conservo, donde se hubiera casado Michel, y de ahí me voy a Bella Vista a rescatarlos ficticiamente del agua y lo llevo a Mburucuyá, siempre a caballo”.

“Claro, el que sabía lo mío me entendía, el que no, que me trate de loco, no importa. Pero yo el amor que sentía por los hermanos Sheridan es terrible. Llego a Mburucuyá hablo con el intendente Sandalio Verón me deja subir al escenario a caballo, en ese momento no había público, y de ahí me voy a Itatí. Y en Itatí le digo a la Virgen que iba unir tres basílicas en homenaje a ellos, no en promesa”.

“Así fue que me fui a Caá Cupe de Paraguay y vine a Itatí, posteriormente al año siguiente fui a Lujan y vine, tuve caídas y quebraduras de brazo y costillas”.

Vivía Isaco Abitbol en mi casa y me dijo, mira Alfredo prométeme que no vas a andar más a caballo, ya el Gringo Michel, sabe lo que hiciste, no ande más. Isaco muere en marzo del año 1994, cuando muere él le digo a mi señora, vamos que me falta uno, y me voy a Salta, equivocadamente fui a Santiago del Estero y no era basílica, era catedral, y de ahí tuve que ir a Salta y volver a Corrientes”.

Ellero calcula que ya lleva recorrido a caballo, 35.000 kilómetros, siempre con un apoyo y hace referencia: “Martín Fierro no existió, es una imaginación de José Hernández. Sin apoyo no se puede hacer, el caballo sin herradura tampoco, sin mantenimiento del caballo también, ahora droga absolutamente ninguna. Nunca le pude aplicar, la sangre de este caballo revisan constantemente. La asociación Argentina de Criadores de Caballos Criollos.    

¿Con cuanto caballo realiza su peregrinación?
Siempre con un solo caballo, con el di vuelta la provincia, los 25 departamentos. El año pasado salí de Curuzú  vine a la basílica de Itatí y de ahí a Tucumán, de Tucumán a la basílica y ahora al caballo lo lleve en camión a Puerto Iguazú, de ahí salí, de Gendarmería el 4 de julio.

¿Cómo se conecta con las autoridades municipal de Itá Ibaté, más precisamente con el Vice intendente Ramón Camelino?        
Camelino es muy amigo de un sobrino mío, como no me arrancaba esta mañana el auto, por problemas eléctrico, entonces fui a la municipalidad y me conecte con él. Creí que no me iba reconocer por la ropa que llevaba y me dijo Alfredo que necesitas y me trajo más de los que necesitaba, incluso hoy me va hacer recorrer el Paraje Timbó Paso.

¿Cómo se llama su caballo?
Mi caballo se llama Chaque el Duque.     

 ¿A qué se dedica?
“Bueno yo te estaba contando toda la historia de la cabalgata. Cuando yo uní las tres y basílicas. Deje de cabalgar y seguí como chófer de colectivo  en el año 1979 a 1984 trabajé en el Expreso Posadas, hacía Corrientes - Iguazú, luego fui a otra empresa”.

“Viajando a Buenos Aires, el 24 de febrero de 1995, choco en Gualeguaychú, a 6 km del peaje, le avisan a mi señora de mi muerte, una hija que tengo Buenos Aires, se enteró de mi fallecimiento por crónica y bueno cuando me encajonaron en la morgue de Gualeguaychú, aparece esta imagen tal cual como está ahora, llena de cinta bailando y se posa sobre el cajón, cuando yo quiero abrazarla con la mano derecha, la izquierda está totalmente rota. Ahí me sacaron del cajón, me curaron, me cosieron”.

 “Esto fue cosa de Dios, porque todos me daban por muerto, los medios, la televisión. Aparentemente estuve cinco o seis horas muerto, de ahí vine a la basílica de Itati, cuando pude caminar el Padre que tanto me recibía, me dijo, bueno tanto hiciste por tu amigo hacelo por vos. Desde entonces ando a caballo”.    

Desde 2005, todos los años yo entro en el anfiteatro, en el festival del chámame, con esta imagen a caballo, lo deposito en el escenario y queda ella allí, todas las noches.

“En el 2007, cuando subo al escenario, bajo a la saludarlo al gobernador Arturo Colombi (lo conozco de gurí) no puedo subir más, no puedo encoger la pierna izquierda, me operan y era cáncer, me extirpa el primer riñón, en el 2007, y con esa operación me fui a la Virgen del Milagro del Rosario, a Buenos Aires, en San Nicolás y  vine, después me operan al año siguiente de próstata y colon, también con cáncer y ahí di vuelta toda la provincia los 25 departamentos, visitando municipalidades y comisarias, después cuando me vuelven a operar me voy a Ushuaia, de Río Gállego al estrecho de Magallanes, ahí cruce en balsa, del otro lado otro caballo de ahí a Rio Grande, Ushuaia, el fin del mundo ”.

“Y ahora esto, que quiero despedirme, buenamente con mi edad, estoy sufriendo horriblemente dolores de las operaciones, me dice el médico, que me llama día de por medio, vos haces todo lo que no conviene. Pero  es la fe”. Puedo servir de ejemplo, pero no te puedo trasmitir a vos mi fe, porque eso es algo interior de cada uno”
“La fe no es estar todo el día en la iglesia rezando, que te vean como comulga. La fe es mucho más profunda, es hablar con Dios, es demostrar lo que se puede hacer con la fe. Yo con todas las operaciones y accidente que tengo, vos ves que ando y duermo a la intemperie, con la heladas”.
Para finalizar señala, que esta es la ultima peregrinación de la largas. “La fe no lo voy a cortar jamás, esa peregrinación de San Luis a Itatí, que para mí es un copetín, son 70 kilómetros, nada más y lo hace en dos días. Voy a seguir con los desfile o presentaciones”.

“Hay lugares que pusieron mi nombre al centro tradicionalista, también en Lavalle lleva mi nombre el campo de jineteada. Pero yo no merezco nada. Es Dios que me da a mí algo y yo quiero retribuirle eso, por intermedio de su madre, su madre es María, distintas advocaciones, porque en cada lugar que voy hay una María con distinta advocación, pero es una sola María. Para nosotros, es la Pura y Limpia Concepción. Le dicen Virgen de Itatí, pero el nombre es la Pura y Limpia Concepción. Para mi es ella”.























¿Cuánto hijos tiene?
Tengo dos hijas en Buenos Aires, de juventud. Con mi señora de Corrientes no tengo hijo. Pero soy feliz, tengo una hija de corazón, trabaja en la Cámara de Diputados, en ceremonial, ahora me regaló un nieto.

Al preguntársele que opinan sus hijas, comenta: “Nadie se anima a enfrentar esta fe, porque no es capricho, es fe. Porque por más que los médicos me hagan los analices, cada seis meses me internan, me estudian, me hacen ecografía. Mi estomago está lleno de vidrio del accidente” (Ellero, durante la entrevista me hace tocar su costado para sentir los vidrios, que le quedó de recuerdo del accidente).

Son cosa que vos vences con la fe y la psiquis. ¿Vos crees que yo tengo cáncer? No, estoy más sano que vos, con todas las operaciones y vos decís, este hombre viejo no va a llegar a Itatí, voy a llegar. Porque Dios le va a dar la fuerza suficiente a mi caballo, voy a llegar y sé que voy a seguir”.

¿Qué mensaje tiene para la gente de Itá Ibaté?
“Mi mensaje es saludar al pueblo de Itá Ibaté, varias veces cruce a caballo por acá. Una vez estaba durmiendo en el eucaliptal de la entrada, el intendente de ese entonces era Machado, me hizo buscar y me hizo una fiesta a la entrada del pueblo, comimos un asado de carpincho y de ahí fuimos a la Tilita, las Lomas y seguí mi peregrinar”.        
“Y ahora hace dos años pase por acá, pero la gente ve un hombre a caballo y piensa, que vago será. Porque peregrino veo por todos lados, pero todo andan con tráiler.

¿Cómo responde la gente, cuando saben de su peregrinar?
Bien, en este momento, el señor Camelino, que lo saque de su trabajo, para que me atienda mí problema mecánico con el auto. El Sr. Camelino se vino con el Director de Cultura Dionel Romero y la Asistente Social Natalia Almada, para certificar esto. Yo le dejo mi saludo y afecto al pueblo de Itá Ibaté, yo sé que voy a volver. Agradecerle al Sr. Camelino, el es muy amigo de mi sobrino, hijo de un hermano mío, y hoy está prácticamente a mi disposición desde todo el día”
“Y eso es lo que hay que valorar. Pero no soy yo, es la imagen de la Virgen que tengo detrás de mío, la que  me abre esa puerta, porque si yo venía nomas me iba atender distintos, pero ve la imagen de la Virgen lo que respalda la fe mía. Así que al pueblo de Itá Ibaté, todo mi afecto y mi fe. Hasta pronto                  
            


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada