Noticias

Loading...

domingo, 22 de febrero de 2015

Víctor José Aranda nuevo párroco de Itá Ibaté [Vídeo]

TOMÓ POSESIÓN DEL CARGO EL 21 DE FEBRERO


Anoche durante la Santa Misa presidida por el presbítero José Billordo Vicario General de la Arquidiócesis de Corrientes, el Padre Víctor José Aranda tomó posesión del cargo por el término de seis años como Párroco de la Parroquia Inmaculada Concepción de Itá Ibaté, previa realización de Fe y del Juramento de Fidelidad.

Conforme lo estipulan los cánones del Código de Derecho Canónico y Decreto promulgado por la conferencia Episcopal Argentina, a partir de este sábado 21 de febrero el presbítero Víctor José Aranda es Párroco de la parroquia de Itá Ibaté. 

La ceremonia fue presidida por el Vicario General José Billordo con la presencia del nuevo Párroco y los sacerdotes concelebrantes: Cristian Soto Párroco de San Miguel, Roque Franco Párroco de Ntra. Sra. de San Nicolás. Ascensión Aranda (Tío del nuevo párroco) y el Padre Bernardo Gutiérres (Ex párroco de Itá Ibaté, iniciador del nuevo templo de la localidad).  

 El culto se inició con la procesión de entrada que se realizó en forma solemne, presidida por la cruz, luego los cirios, el Evangelario, los ministros, los concelebrantes, el nuevo Párroco y el Vicario General.

Luego de la lectura del nombramiento del nuevo Párroco comenzó con las formalidades de práctica, primeramente el Rito Penitencial o Aspersión con Agua Bendita, en este caso el Vicario General bendijo el agua y al nuevo Párroco, se lo entregó a este quien roció a toda su comunidad con el agua bendita como signo de ser un pueblo bautizado.

Antes de la proclamación del Evangelio, el Padre Aranda recibió del Vicario General el Evangelario, seguidamente el Padre Billordo pronunció la homilía y señaló que el Obispo le confía al Padre Víctor José Aranda la misión de santificar, enseñar y guiar a esta comunidad parroquial.  

Por  otra parte dijo: “La vida y el ministerio del sacerdote son continuación de la vida y de la acción del mismo Cristo”.

“Por ese motivo la actividad pastoral que desarrolla el sacerdote, sobre todo si se le confía el oficio de párroco, se distingue por ser una actividad que se realiza en conjunto con los demás sacerdotes, con la colaboración de los fieles y bajo la dirección del Obispo”.

En el momento de la Liturgia de la Eucaristía el Vicario General Billordo entregó al nuevo párroco las crismeras, el pan y el vino.

Terminada la distribución de la comunión el Padre Billordo entregó al Párroco Aranda la llave del Tabernáculo donde se reserva el Santísimo Sacramento.

Inmediatamente del rezo de la oración después de la comunión por parte del Vicario General José Billordo, invitó al Padre Víctor Aranda a dirigir unas palabras a la comunidad y el Director de la Radio FM Amistad Rafael Villalva dio la bienvenida al nuevo párroco









viernes, 20 de febrero de 2015

Anabel Díaz Reina del Carnaval de Itá Ibaté [Vídeo]

CORONADA EN EL SHOW DE COMPARSAS



En la Plaza Gral. San Martín, el lunes 16 de febrero se llevó a cabo el show de comparsas, con entrada gratuita, organizado por la municipalidad de Itá Ibaté.

Con este evento se llegó a cabo la gala de despida de los corsos itaibateños 2015, con todo color y alegría con la participación del Vice intendente Ramón Camelino, Concejal Gustavo Hermosilla, el Presidente de la Comisión Central del Carnaval Pablo Pando, la Dra. Laura Quintana, Presidenta de la comparsa Samba Bahía y Eva Pérez miembro de la comparsa Itá Berá.

ENTREGAS DE PREMIOS

Luego del desfile de las comparsas, primeramente lo hizo la Samba Bahía, lo siguió Ipú Porá y posteriormente Itá Berá, entregaron los premios y se coronó a la Reina del Carnaval de Itá Ibaté, edición 2015, que recayó en la persona de Anabel Díaz, reina de la comparsa Samba Bahía, quien fue coronada por la Reina del Carnaval saliente Flavia Lucas y la representante de la comparsa Itá Berá le entregó un premio, consistente en una suma de dinero.  

Cabe recordar que en estos corsos fueron seis los jurados, compuesto por dos ternas que evaluaron en dos jornadas los rubros en competencia:  

Porta Estandarte Lisandro Maidana, el premió fue entregado por el Vice intendente Ramón  Camelino.

Dúo de bailarines Nicolás  Zacarías y Agostina  May, entregado por el Presidente de la Comisión Central del Carnaval Pablo Pando.

Destaque en agrupación musical Ipù Pora, entregado por Pablo Pando a Eduardo Ayala.

Bastonera Julieta Almirón, entregado por el Concejal Gustavo Hermosilla.









miércoles, 18 de febrero de 2015

El Intendente y Vice intendente agasajaron al Párroco Jorge Ojeda

CENA DE DESPEDIDA



El Presbítero Jorge Ojeda, párroco de la Parroquia Inmaculada Concepción de Itá Ibaté fue homenajeado anoche con una cena de despedida en la Posada “El Refugio”.

El agasajo estuvo a cargo del Intendente Nino Portela y del Vice intendente Ramón Camelino, este último en nombre de la municipalidad dijo unas palabras, resaltando la persona del Sacerdote Ojeda en su actividad pastoral y la relación con las instituciones, dándole un cálido “hasta pronto”.

En la cena participaron Concejales, integrantes del gabinete, funcionarios y empleados del municipio.

Por su parte el homenajeado muy emocionado también tuvo palabras de agradecimientos hacia el pueblo de Itá Ibaté y comentó:    

“El Obispo en varios lugares puso como ejemplo a Itá Ibaté y realmente me alegra eso. Porque una comunidad es la que logra la transformación de la comunidad, no una persona, una persona puede invitar, puede guiar, pero es la comunidad”.

Luego expresó su sentimiento “Para mí fue el mejor destino pastoral, no es nada demagógico, digo lo que siente mi corazón, me está costando mucho el ir, fue mi mejor destino pastoral donde me sentí muy cómodo del primer momento”.
Yo me acuerdo bien el 18 de abril del 2009, fue un día sábado, al otro día tenía que entregar Cristo obrero, tenía cosas que hacer en Corrientes, era lunes y yo ya extrañaba, quería venir a Itá Ibaté.

Este pueblo tiene cosas hermosas, acontecimientos que demuestran eso, “El Pueblo de Dios” fue uno.

Recordó también que unos días antes del encuentro del Pueblo de Dios, andaba la Virgen Peregrina de visita, “a la única institución que no pude entrar, fue en el municipio”.

Por último agregó “Me alegra que se pueda ir cambiando la convivencia y las relaciones. A la gente de la parroquia les digo, para mi es triste que me recuerden por el templo. El templo lo hace cualquiera, una decisión política, local, provincial y lo hacen. No pasa por ahí. Ojalá que siempre se recuerden por un concejo, por unas palabras. Perdón por mis pecados, soy un ser humano pido perdón por mis errores, que lo tengo y muchísimo. Doy gracias a Dios”            





        

martes, 17 de febrero de 2015

Cena de la comparsa Ipú Porá

ENTREGA DE DISTINCIONES
Este domingo 15 de febrero en el salón de CALOJA, se llevó a cabo la cena de la comparsa Ipú Porá, organizada por la comisión directiva.

El motivo del festín era para compartir con los integrantes de la comparsa, pasar una noche de alegría y hacer un balance de lo que dejó los corsos itaibateños 2015.

La oportunidad sirvió para distinguir a sus comparseros que sobresalieron por su contracción y compromiso al trabajo y desde la comisión agradecieron a cada uno de los integrantes por la entrega y entusiasmo puesto de manifiesto.  







viernes, 6 de febrero de 2015

Un médico paraguayo de Itá Ibaté

Por Luis Alegre*




En octubre de 2005, el Gobierno de la Provincia de Corrientes impuso el nombre del doctor Ángel Perrotta a una moderna sala médico asistencial inaugurada en la localidad de Itá Ibaté. Años antes, la Municipalidad de ésta lo nombró Ciudadano Ilustre de Itá Ibaté.  

Médico paraguayo nacido en el pueblo de Pirayú -de padre italiano y madre paraguaya-, cursó estudios en el colegio República Argentina de Asunción y universitarios en la Universidad Nacional de Asunción, vino a Corrientes en 1956 recién recibido, eligiendo Itá Ibaté para radicarse cuando el Ministerio de Salud requería médicos para atender el Interior provincial.  

En agradecimiento a los actos que destacaron su trayectoria, como reconocimiento a los médicos de pueblo que dieron su juventud, ciencia, experiencia y sacrificio por la salud de nuestro pueblo y para lectura de los amigos que con tanto afecto lo aprecian, la siguiente narración intenta y practica una semblanza del doctor Ángel Perrotta.       

El DOCTOR PERROTTA

La espesura verde azulada del Paraguay profundo, doliente aún por la guerra fratricida, crecía virginal entre cerros y arroyos que bajaban cantando entre frondosos árboles. En el abra de la espesura, la estación colonial esperaba ansiosa la llegada de los trenes. Cunumís barrudos revoloteaban entre vías y naranjos. Muchachas aindiadas recorrían orondas el andén recién barrido mirando de reojo a los forasteros que bajaban sudorosos en busca de refresco. Chipas, "jugo e’piña", tererés, naranjada, limonada, ñandutíes; todo se mezcla en la oferta pueblerina a los viajantes que miran absortos el fondo azulado en la verde serranía.  

Así bajó en Pirayú el "Tano" Perrotta una tarde en que el sol rojo tremebundo se ocultaba caluroso. Un tano bien plantado, de mostacholis gomosos, amplio traje color claro y valijas de cartón hinchadas, parloteando inentendible un cocoliche estridente.  

De viajero pasó a viandante y la calidez del trópico lo envolvió como la boa entre el cantar de aves y el dulce arpegio del arpa, hasta que el embeleso de dos grandes ojos lo entregó mansito a los brazos fuertes de la dulce morena Dolores Britos, que había pispado al paso en el colonial andén. Antonio, Maruca, Teresa, Benigno, Poroto, Dorita y el menor, Ángel, retoñaron con fuerza mítica la unión forjada y las dos sabias supieron fundirse en el nuevo árbol.  

Al tiempo, la familia tuvo que trasladarse a la Capital en busca de estudios. Una fonda-hospedaje los vio corretear temprano entre la galleta caliente y el cocido humeante antes de ir a la escuela argentina para volver a servir el almuerzo.
Los muchachos crecieron y pronto la situación política asunceña se volvió asfixiante. Faltaba el aire puro de la serranía y los ideales golpeaban las juveniles cabezas. En un conato revolucionario, Antonio -que tenía colectivos- tomó la Jefatura Policial con sus partidarios y por la falta de coordinación con otros puntos cuando los oficialistas reaccionaron "... salió tocando bocina en su gran colectivo urbano entre la Policía y la plaza para esconderse entre techos". "Nino" apresado en una lejana isla por opositor, con sus co-revolucionarios tomaron la guardia de la isla-cárcel y emigraron por la enmarañada selva hasta el Brasil, llevando hasta el río Apa en una camilla de palos al compañero herido, "... aplicándole suero con gotas de rocío".
Ángel sin futuro cruzó la frontera y aprendió tango entre medicina y la pica de tabaco en la canchada de la gran urbe porteña.  
El tiempo reiniciaba. Con él, Ángel se hizo el doctor Perrotta y encontró en un paseo de estudios la flor en una hermosa guaireña llamada "Neneca" Mussi, que guardaba celosa la entrañable cruza libanesa, argentina y guaraní para sus días.
Las ansias de trabajar en el Paraguay eran fuertes, pero "... había que afiliarse" y el orgullo del color no permitía. Ya "Nino" -médico- y "Poroto" -dentista- cruzaron para La Pampa argentina buscando horizontes pacíficos. Pero la familia tiraba. El doctor Ángel Perrotta cruzó la frontera y miró el mapa extendido en el "Ministerio de Salud de Corrientes" marcando el punto más cercano a la frontera con su patria. Itá Ibaté.  

Largo fue el camino arenoso desde Corrientes en el camión de los Lugo, hasta llegar al pueblo que huraño y esquivo se apretujaba en la barranca sobre el Paraná. Pero pronto las francas manos vecinas encontraron en el "... dale Doctorcito" al médico de alma que curaba en guaraní y al que orgullosamente fueron eligiendo Padrino de sus hijos.  

Los parajes más lejanos -Yahapé, Yacareí, Vences, Berón- de este lado y cruzando el Paraná -Guardia Cué, Laureles- llamaban la asistencia del doctor Perrotta, que a la señal del tiro de los marineros cruzaba en bote, a caballo, tractor o camioneta hasta los recónditos benditos donde pujaban las lugareñas o se postraba un paisano para llevar su medicina. Los medios no llegaban ni alcanzaban y había que improvisar "... sondas con tallos de tártago desinfectadas con alcohol" o "... hacer sangrías con yilé". 
En el pueblo, el quirófano era alumbrado con un dispositivo inventado por "… el compadre Vidal Lugo con dos linternas de a cuatro elementos asistido con baterías del camión", mientras hacían de enfermeras su señora "Neneca" y la señora Olga Lugo, que férreas sostenían el brazo y aplicaban el "éter" mientras la cirugía avanzaba. Pronto hasta ellas tuvieron que aprender el oficio porque en ausencia del médico nacieron las gemelas Adad.  

En los bancos de arena "... dormían uno al lado del otro miles de yacarés enormes, eran como troncos negros" y a cada salida en bote "traíamos surubíes grandes como carretas". Itá Ibaté adentro era otra cosa. Las distinguidas familias recibieron complacidas a la familia del doctor y los Pérez López, Silva, Tayarn, Scotto, Adad, Machado, entre otros, compartieron sus crianzas, festejos y desvelos lugareños. Los "... 8 de Diciembre, Día de la Virgen", los encontraban encolumnados en la procesión donde terminada la Misa, se iniciaban los festejos en el patio parroquial, para seguir el baile en la pista de los "hermanos Cabral". Algunas veces un desencuentro terminaba en "costura" y en otras la épica encontraba canto como aquella en que "... había un marino que fanfarroneaba con su arma, una vez le faltó a un paisano que estaba en el baile y cuando quiso manotear la pistola ya la punta del facón le cosquilleaba la barriga, guardó tranquilo el arma y tuvo que pedir el pase".

No eran tiempos fáciles, entre tormentas, bados y arenales más de una vez del galope dependía "una vida". El agua subía en carrito la pendiente de la barranca y los baños eran en tinas -en invierno y en verano-, la corriente eléctrica no existía hasta que el motorcito empezó a funcionar, pero a las 10 se apagaba; sin embargo la llegada del parque y las radionovelas poblaban las nochecitas itaibateñas hasta la hora en que las serenatas llenaban el aire desde: "... un piano en camión llevaba el hermano de Vidal para dar las serenatas, sino cargaba su aparato a cuerda y mientras él golpeaba la ventana y conversaba con la guaina, su secretario daba cuerda". Los hombres se desafiaban al truco con un fondo de Toro Viejo esperando la pelea del Luna Park: "... si volvía la onda, mientras se cocinaba un cordero".  

Arroceros tozudos luchaban contra la sequía y la creciente, y en tiempos de bonanza cambiaban sus "fores" por la recién salida. Hubo que adentrarse por las estancias para curar enfermos y allá también fue "el Doctor". Esta gente de trabajo agradeció sincera la profesión entregada haciendo del médico su par. Los Chequín, Sussini, Repzescky sembraron surcos de labranza luchando a brazo partido contra el tiempo y sus caprichos.      
           
El tiempo es ciclo y vuelve. La necesidad de estudios para sus hijos trajo a Corrientes al doctor Ángel Perrotta y familia. Allá quedaron, en "Itá Ibaté", sus sueños de médico cumplidos, sus mejores años, sus grandes amigos y la fría estadística que marca tasa de mortalidad cero en sus años de servicio.
Cada 8 de diciembre vuelve para "... la procesión de la Virgen".  

En Itá Ibaté, hombres adustos y mujeres parlanchinas lo paran en la calle y enseñándole sus hijos en un gesto ceremonioso de antiguos puebleros le piden: "... La bendición padrino".
*Historia Constitucional Argentina. Derecho. Unne.