domingo, 17 de agosto de 2014

Homenaje al Padre de la Patria Gral. Don José Francisco de San Martín

A CARGO  DE LA ESCUELA AGROTECNICA DE ARERUNGUA, EXTENSION AULICA TACUARA CARENDY Y LA MUNICIPALIDAD DE ITA IBATE























Hoy la Patria nos convoca nuevamente en la Plaza Gral. San Martín para honrar su nombre, que día a día despierta admiración y orgullo en cada uno de los argentinos.

La ceremonia estuvo presidida por el Intendente Secundino Manuel Portela, y Vice intendente Ramón Camelino, acompañado de Concejales, gabinete municipal, Presbítero Jorge Ojeda, representante de Prefectura y Policía. Rectores y Maestras de establecimientos escolares.

El acto comenzó con el ingreso de la Bandera de los Andes para custodiar el busto del Gral. San Martín, luego ingresaron las banderas de ceremonia de los establecimientos educativos y fuerza de seguridad.

Se entonó las estrofas del Himno Nacional Argentino, se realizó un minuto de silencio en memoria del padre de la patria, posteriormente el intendente Portela, el Rector de la Escuela Agrotécnica Héctor Andrés Montenegro y el Oficial Principal Fernando Oscar Scorza, depositaron una ofrenda floral al pie del busto del General.

La invocación religiosa a cargo del Presbítero Jorge Ojeda, seguidamente se escucho las palabras referidas al acto, por la profesora Laura Zerda.       

La poesía estuvo a cargo de la alumna de 1er. Año de la extensión áulica Tacuara Carendy Carla Muñoz. Luego se entonó con fervor el Himno al Libertador José de San Martín y un grupo de alumnos de la Escuela Agrotécnica cantaron una canción

DISCURSO POR EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL GENERAL JOSÉ DE SAN MARTIN

Señor Intendente Municipal, Sres. Concejales, autoridades civiles y militares, autoridades educativas y eclesiásticas, docentes, alumnos, público presente.

Hoy se cumple un aniversario más de la muerte del General José Francisco de San Martín, uno de los grandes conductores de la historia universal, su figura trasciende el ámbito militar para proyectarse como gran estratega y conductor político. En su actuación siempre existió un objetivo primordial: “LA PATRIA”, y un claro ideal: LA LIBERTAD.

Nuestro prócer nació en Yapeyú, provincia de Corrientes el 25 de febrero de 1778; siendo muy niño sus padres lo llevaron a España para que allí realizara sus estudios. Desde los trece años supo lo que era un campo de batalla cuando luchó contra los moros como soldado español, y así como esta, muchas otras actuaciones brillantes lo prepararon para las grandes batallas por la independencia de América: San Lorenzo, Maipú y Chacabuco. Sí, un verdadero genio militar, pero por sobre todo una gran persona porque San Martín nunca ambicionó el poder, el dinero, ni la gloria.

Incluso los homenajes y elogios  siempre lo incomodaron puesto que estaba convencido que su deber era hacer libres a sus hermanos de América y solo por eso luchaba. 

Los enfrentamientos entre argentinos lo apenaban profundamente  y nunca aceptó participar de ellos.

Cuando la independencia fue alcanzada por los esfuerzos del guerrero, decidió retirarse de la vida pública, sin aceptar los honores con los que los pueblos agradecidos quisieron premiar sus acciones.

Alejado ya de la patria, vivió en la soledad y en la pobreza y así lo encontró la muerte un día como el de hoy en 1850 en BOULOGNE Sur Mer Francia.  Fue así como este héroe silencioso partió y hoy que ya no está, nos resta agradecer su valentía, coraje, audacia, su humanidad y sobre todo seguir su ejemplo.

Su gesta nos recuerda que hubo argentinos que pudieron vencer todos los obstáculos y que con coraje y con valor, con honradez e inteligencia, se puede servir a la patria dignamente.

Hoy los tiempos han cambiado. El país ha crecido. Y como adultos que somos en ocasiones actuamos como niños, que esperan soluciones mágicas, que pretenden que los problemas se resuelvan solos, o mejor ni los miramos porque cuesta trabajo solucionarnos. Y es ahí donde la figura de San Martín adquiere vigencia porque apeló al esfuerzo de todos para lograr los objetivos.

Por ello, debemos imitarlo y no solo evocarlo en el aniversario de su muerte, imitar su personalidad, su valentía y humildad que lo llevaron a defender a la patria. Claro, sabemos que no es fácil, y cuesta, pero con voluntad todo se puede lograr y nuestra sociedad lo necesita.
¡MUCHAS GRACIAS!


















































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada