sábado, 14 de noviembre de 2015

Aniversario del Cristo de la Hermandad

POR VIRGINIA RODRÍGUEZ

Este 11 de noviembre de 2015, la Localidad de Itá Ibaté, conmemoró El XVII° Aniversario de la Entronización del Cristo de la Hermandad. (1998-2015.)

La Comunidad Parroquial de La Inmaculada Concepción, tenía planeado muchas actividades para esta fiesta:
Procesión, Celebración Eucarística, Festival, compartir con los Hermanos. Pero los planes del hombre no son los de Dios, quien amorosamente lo acomoda todo para que se haga como Él quiere, y así fue.

Celebramos la Ceremonia Eucarística que comenzó con el rezo del Santo Rosario y sus Misterios Gloriosos, que nos invitan a reconocer en María Inmaculada, Ella que estuvo junto a la Cruz de su Hijo, y que desde aquel momento el mismo Jesús a través de Juan nos dice – ¡Ahí tienes a tu Madre!
Misa donde el color rojo memorando la Pasión de Jesús fue el que engalanó la celebración, muy emotiva; el Padre Víctor a través de su homilía nos invitaba a llevar valientemente nuestra cruz de cada día.

Luego de la bendición final, resaltando todo lo logrado por esfuerzo de muchos hermanos en Cristo Jesús en el arreglo del lugar donde esta erigido el Crucificado y apostando en que estos deben continuar con la ayuda de todos, (porque es nuestro y nosotros nos quedamos), invitó a todos los presentes a sacarse una foto como gran familia que somos bajo los Pies de este Hermosa Obra para los medios de comunicación.

Reflexión Personal.

Quizás para muchos esta Obra sea un ornamento de nuestro pueblo, un lugar a donde se hace cita obligada para los prójimos que nos visitan, y ahí está la cuestión.

Hablar del Cristo de la Hermandad, es hablar de nosotros que somos pueblo, que somos casa para muchos de nuestros hermanos que están lejos y que añoran sus alegrías aquí.

Menos mal que muchas personas hacen suya estos pensamientos y se donan así mismos, para colaborar con su tiempo, dones y dinero. Y saben que con esto pueden hacer que futuras generaciones puedan disfrutar de este hermoso regalo, que el mismo Dios nos ha otorgado. Porque Él no se equivoca, todo lo hace bien, por este motivo nos dejó plasmado en esta tierra su signo de amor. Para que recordemos que a pesar de todo nuestro desamor, o nuestra falta de atención siempre tenemos una nueva oportunidad de volver a Él, arrepentirnos de lo que nos alejó por mucho tiempo y cambiar, reflexionando como aquel hijo prodigo que despilfarró todo, que toco fondo, y contrito volvió a los pies de su padre, sintiéndose nada en comparación a Él, sin embargo Este lo recibió, atendió, vistió y encima colocó un anillo para ensalzarlo. Como buen padre, después de mostrarnos lo bueno y lo malo nos deja libre albedrio, pero…

Cuántos de nosotros andamos así por el mundo, equivocados, en el lodo de la vanidad, del vicio, perdidos y sin saber cuál es el rumbo. Por esto y más, Dios quiere que te encuentres y esta es una señal para lograrlo. El Cristo del Madero, El Cristo de la Hermandad y está aquí en tu pueblo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada