martes, 19 de mayo de 2015

Aniversario de la Virgen de la Sonrisa

MISA Y ALMUERZO COMUNITARIO 

El miércoles 13 de mayo la comunidad del Paraje Barranquerita celebró el aniversario de la Virgen de la Sonrisa, patrona del lugar.

 La novena se realizó en la casa de la familia de Juan Abdon Domínguez,  donde se halla la virgen hasta que se le construya la capilla.

Ese miércoles a las 08:30 hs. la imagen de la Virgen de la Sonrisa, acompañada de la Virgen de Itatí, partió en procesión custodiada por personal del Ejército Argentino, grupo de artillería Nº 3 de Paso de los Libres, hasta la escuela del paraje Luis Gonzaga Chequin, donde fue recibida por la directora de la escuela Tita Viveros, el Profesor Honorio Romero, alumnos y comunidad.

A las 10:30 hs. arribó al lugar el párroco de Loreto Presbítero Héctor Ramón Romero con la Virgen de Loreto, el sacerdote confesó a los feligreses a las 11:00 hs. celebró la Santa Misa, a continuación hubo un almuerzo comunitario.  

HISTORIA DE LA VIRGEN DE LA SONRISA

Al morir la madre de Teresita, su hermana Paulina fue por elección de la propia Santa su segunda mamá. Pocos años después en 1882, Paulina entra en el Carmelo para convertirse en la Madre Inés de Jesús.

Esta partida Teresa la vive como un abandono y desde diciembre de ese año la niña cae con frecuencia enferma. La tarde de Pascua es atacada con temblores nerviosos que durarán seis semanas.
Al vivir durante seis meses con la angustia de estar abandonada por su segunda madre, cae en un comportamiento regresivo, deseando ser "mimada como un bebé".

Toda la familia se moviliza para obtener del cielo la curación de Teresa. Se hace celebrar un novenario de misas en el santuario parisiense de Nuestra Señora de las Victorias.

El 13 de mayo de 1883, en fiesta de Pentecostés, Teresa se vuelve hacia la imagen que se encuentra al lado de su cama.

"De repente la Santísima Virgen me pareció bella, tan bella que nunca había visto cosa tan hermosa, su rostro respiraba una bondad y una ternura inefables, pero lo que llegó hasta el fondo de mi alma fue la arrebatadora sonrisa de la Santísima Virgen.

En aquel momento todas mis penas se disiparon. Dos gruesas lágrimas brotaron de mis párpados y se deslizaron silenciosamente por mis mejillas, pero eran lágrimas de pura alegría...¡La Santísima Virgen, pensé, me ha sonreído!"
 Teresa está curada...    








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada